Herramientas para Madres y Padres

Temas diversos de interés para Madres y Padres.

Mi hij@ hace todo lento

 

 

"Se tarda horas para hacer cosas que toman minutos", "si lo dejo a su ritmo no llegamos a tiempo a ningún lugar", "siempre es el último en salir, en entrar o en hacer cualquier cosa en el colegio", estas son algunas de las expresiones que utilizan padres, madres, cuidadores y educadores sobre el comportamiento de algunos niños que consideran no van a la misma velocidad o ritmo para hacer las cosas que los otros niños.

Cuando esta consulta se presenta, lo primero que hay que tener claro son par de aspectos:


1. La percepción de lentitud tiene una medida subjetiva y otra objetiva: de ese modo, nuestro ritmo, nuestras urgencias y nuestras necesidades no son las que definen si un niño es o no de ritmo lento. Si las tareas que realiza le resultan abrumadoras y los ritmos que como adultos les imponemos están fuera de sus necesidades, probablemente sea nuestra expectativa de velocidad la que este realizando una valoración totalmente subjetiva del ritmo con el cual nuestro hijo realiza las diversas acciones del día. Ahora bien, si este ritmo afecta su capacidad para adaptarse y alcanzar metas en el entorno social-escolar o si este ritmo le lleva a frustrarse o a sentirse mal por sus alcances entonces se hace necesario tomar cartas en el asunto, pues el afectado principal es el niño.


2. La importancia de la valoración: con la primera premisa clara, resulta imprescindible realizarle al niño una valoración medica y psicopedagogía que nos guíe en función de valorar los niveles bioquímicos del niño, explorando niveles de hierro, funcionamiento de las tiroides, entre otros estudios que pudiese indicar el pediatra. A nivel psicopedagógico conviene explorar capacidad de integración del todo y las partes, funcionamiento cognitiva, habilidad oculo-manual, competencias perceptivas entre otros fenómenos que pudiesen sustentarse ademas con valoraciones neurológicas.

Sea cual sea el caso por el cual nuestro niño responde a una velocidad menor de la esperada estas son algunas recomendaciones que podemos seguir para de a poco ir nivelando su ritmo para el logro de los objetivos:

1. Haga al niño participe de la construcción de las tareas que se espera logre realizar y ayude a simplificar las tareas, muchas veces tendemos a abrumar al niño con miles de cosas por hacer lo que le frustra de entrada, optando siempre por bajar la velocidad para alcanzar la mayor parte de las cosas que como adultos les hemos pedido que realicen.
2. Ayude al niño a entender cada tarea, desglosadas en unidades, comparta con el la importancia de hacer cada cosa en un momento y ritmo determinado. La clave de este proceso es acompañarlos en la integración de las demandas externas, sus necesidades internas y su capacidad de respuesta.
3. Evite la postura de policía del tiempo, esto en lugar de ayudarle puede terminar frustrando al niño y al final poniendo siempre la regulación en un externo.
4. Apoye sus tareas con estímulos visuales que le ayuden a conocer los pasos de cada tarea, así mismo, evite los distractores, por ejemplo vestirles frente al televisor, comer con dispositivos electrónicos que pueden restar su capacidad de velocidad de respuesta.
5. Invite al niño a compartir como se siente cuando logra realizar las tareas y acciones previstas a tiempo, conecte esto con sus propias experiencias.
6. Respete el ritmo y las necesidades del niño cuando diseñe tareas que cumplir.
7. Evite usar etiquetas como lento, o decirle cosas como tortuga, o incluso comparar su ritmo con el ritmo de otros, así mismo, evite los castigos y reprimendas constantes o sermones sobre ir a la velocidad que otros imponen. Es importante valorar cuando logra las cosas en el tiempo establecido, pero más allá de un simple "hurra", hay que ayudarlo a explorar qué tal se siente con ese alcance, cuáles beneficios ha recibido por hacer las cosas en el tiempo previsto. La idea es ayudar a que la regulación del ritmo sea interna y no condicionada por un externo, ni por castigo, ni por recompensa.


8. Acuda a un especialista para recibir recomendaciones puntuales en el caso de que exista necesidad de potenciar la capacidad de respuesta cognitiva o las habilidades de integración. Aquí en Mi Psicomamá tenemos un espacio de consulta on line, para recibir información sobre el mismo escríbenos a info@mipsicomama.com