Herramientas para Madres y Padres

Temas diversos de interés para Madres y Padres.

Iniciación escolar, más allá de las expectativas

 

 

Las reacciones que pueden llegar a tener los niños frente al inicio escolar pueden llegar a ser plurales y tan individuales como cada niño. Mientras para unos separarse por primera vez de sus padres no genera mayor adaptación que un cambio de rutina, para otros puede ser un acontecimiento angustiante.

Las expectativas en torno al inicio escolar pueden llegar a jugarnos un revés en la reacción que podemos tener, llegando a dificultar nuestra conexión o inclusive nuestra gestión. Dicho de otro modo, es tan normal que un niño se muestre tranquilo en su inicio escolar, como lo es que se sienta ansioso y llore o como lo es que aunque el primer día se acerque calmado, el resto se sienta agobiado y llore o se niegue a asistir.

Frente a ello, sugerimos una serie de acciones que pueden ayudarte a acompañar positivamente este cambio en la vida de tus hijos:

1. Prepárate para la multiplicidad de reacciones que el cambio puede conllevar. Recuerda que quizá sea la primera vez que tu hijo se encuentra sin sus referentes de apego cercano, en un espacio totalmente nuevo y con más de los niños a los que está acostumbrado a tratar.


2. Evita minimizar el cambio con frases como "no es nada" o "no pasa nada". Si somos realistas, si pasa algo, es un cambio importante, una transición significativa y es normal llegar a sentirse ansioso, preocupado o incluso estresado por lo que vivirá o vive.


3. Prepárale para las emociones que le resulten abrumadoras, válida su existencia y permítele sentirlas, de este modo en lugar de referir frases como: "vas a tener muchos amiguitos" podemos decirles "habrán muchos niños que aún no conoces, sin embargo poco a poco podrás conocerlos y jugar con ellos".


4. Recuérdate que puedes anticiparte a las emociones que vivirá tu hijo y dotarle de recursos para su afrontamiento, ejemplo: "puede que veas a otros niños llorar y que eso te de ganas de llorar, si te sientes así, puedes pedirle a la maestra que te de un abrazo".


5. Al validar lo que pueden sentir, tanto positivo como de más compleja gestión, les podemos acompañar en la construcción de herramientas que puede poner en marcha frente a lo que vivirá, en lugar de hacerlo sentirse presionado por no encajar en la expectativa manejada.