Herramientas para Madres y Padres

Temas diversos de interés para Madres y Padres.

Una mirada a los sistemas de recompensa.

 

 

En este  #mipsicomamaparadocentes (puedes leerlos en instagram @mipsicomama) traemos una mirada hacia los sistemas de recompensa que ponemos en marcha en las aulas de clases.

Un sistema de recompensa no es más que una tabla donde ponderamos a los niños en función del cumplimiento o alcance de una tarea observable y medible. Estos sistemas funcionan bajo el esquema de que el sujeto se motivará siempre a acumular puntos con el fin de alcanzar una recompensa.

El detalle de este sistema (que he de confesar, años atrás recomendé), es que la motivación para ejecutar los cambios queda totalmente fuera del sujeto y supeditada a la obtención de una recompensa, de modo que en muchos casos el cambio se asocia al deseo del sujeto por la obtención del premio y no a una verdadera acción solucionadora de la conducta que se espera mejorar o cambiar.

Otra situación que se presenta (y que es muy común) es que se invierte tanto tiempo y esfuerzo en recompensar una conducta "positiva" y promover que será recompensada, que se pierden tiempo, momentos y conexión para acompañar al niño a alcanzar habilidades que le permitan gestionar o ponerle solución a un problema o situación.

De este modo, recompensamos a los niños que permanecen sentados durante la clase, pero no invertimos tiempo en procurar otros modos de aprendizaje que le permita a los niños que les cuesta más esta competencia, lograr alcanzar los aprendizajes con otras estrategias. O ampliar su rango de atención - concentración frente al estímulo aprendizaje.

Con esta técnica asumimos de entrada que todos los niños tienen las mismas maneras de relacionarse con la situación aprendizaje y las pautas de convivencia escolar o las habilidades de supervivencia en clases, cuando realmente no es así, cada niño tiene una personalidad distinta y un modo de adaptación y reacción a la situación que se da dentro del espacio de aprendizaje. Bajo esta premisa las "condiciones" para la recompensa no son igualitarias ni equitativas.

Además de ello, la estrategia, generalmente va perdiendo su capacidad para producir cambios; en primera instancia porque el niño se habitúa a la recompensa y esta deja de ser estimulante en sí misma. En segunda instancia algunos niños comienzan a manejar el concepto de que "no hay nada que puedan hacer para ganar puntos", pues, como se mencionó arriba se invierte poco en acompañarles en la adquisición de nuevas competencias. Y en tercera instancia, muchas veces los niños comienzan a generalizar sobre su autoconcepto y autoestima, las habilidades que no poseen o las competencias que no alcanzan. De modo que en lugar de aumentar su motivación intrínseca, terminan por perder su foco de interés en el cambio.

Finalmente, otra de las situaciones que a veces se presentan cuando ponemos en marcha estas estrategias es que se genera una dinámica de convivencia que resulta estresante para los niños, tanto de manera individual como grupal. Algunos niños lloran, se irritan y se frustran cuando no logran la etiqueta o el punto del día, en especial los niños menores de 6años, otros se sienten en una competencia constante, apuntando a quienes fallan y erigiendo su autoconcepto sobre la idea de ganar más y más puntos.

Como vemos, es una técnica aparentemente inofensiva y que podemos considerar exitosa, sin embargo, son muchos los reveses que tiene en su aplicación. En su lugar recomendamos conectarnos con cada educando en su individualidad y tomarse el tiempo para construir junto a cada uno y al grupo, modos para adquirir comportamientos que les resulten más beneficiosos y que garanticen la adquisición de nuevos aprendizajes. Esto en su mayoría supondrá realizar ajustes curriculares y de dinámica de clase, pero los resultados bien habrán válido el placer de desdoblar una técnica y concentrarse en el crecimiento de todos los participantes del hecho educativo.

Si necesitas acompañamiento para tu dinámica de clases y formación, en mipsicomamá disponemos de consultas ONLINE, solicita información a través de info@mipsicomama.com