Herramientas para Madres y Padres

Temas diversos de interés para Madres y Padres.

Estimulación Auditiva Intrauterina

 

 

Ya finalizadas las 14 semanas de gestaciín un feto que ha venido consolidando los sentidos comienza a madurar la audiciín, pues ha logrado desarrollar el aparato auditivo, pudiendo entrar de manera paulatina en contacto con el mundo exterior. En un principio, el feto escuchará los sonidos provenientes del cuerpo de la madre (palpitaciones del corazín, bombeo sanguíneo, ruidos digestivos, sonidos al deglutir etc) y será a partir de las semanas 16 y 17 cuando el feto comenzará a experimentar los sonidos que surgen del mundo exterior. Estos estímulos auditivos pueden lograr aumentar el volumen de las conexiones neuronales que posee el feto, al mismo tiempo que le brindan seguridad y confort, pues en su mayoría el estímulo mayoritario proviene de la voz de la madre.

La madre embarazada al hablar produce un sonido por resonancia que viaja a través de la columna vertebral, alojándose mayoritariamente en las vértebras que quedan a la altura del vientre; de ese modo el feto puede no solo oír, sino sentir y tocar la voz materna que ha logrado hacer que vibre el líquido amniítico donde se encuentra sumergido el feto. Es por ello que la voz materna se convierte en el primer estímulo real en la vida del feto, convirtiendo los movimientos que realiza este ante la voz de la madre en la primera muestra de comunicaciín mamá - hijo. Es así como el feto semana a semana logra ir madurando su percepciín del sonido, diferenciando así el tono de voz de la madre de otros ruidos provenientes del entorno. Las voces que poseen la misma frecuencia sonora, como por ejemplo las tías y abuelas tienden a generar reacciones similares en fetos con más semanas de gestaciín, pues el estímulo sonoro externo es símil a lo que este ya conoce.

La voz del padre no pertenece a la misma frecuencia auditiva que la voz que la madre, sin embargo puede llegar a formar parte de los ruidos del entorno si papá decide acercarse al vientre y mantener comunicaciín constante con el bebé mientras este se encuentra en el vientre materno. Para que el padre disfrute de la comunicaciín con el bebé puede tomarse un espacio de tiempo para hablar directamente al vientre materno, de manera regular y por un periodo de tiempo no mayor a 30 minutos, de forma que se le permita al feto descansar y aún así disfrutar de un espacio íntimo papá-bebé. Con esto, papá se garantiza que su voz entre en el registro de patrones auditivos familiares para el bebé al momento de nacer, pues hasta el momento la madre es la que posee las mayores oportunidades de ser la voz que reconoce el bebé y le genera calma ante situaciones de estrés y angustia.

Conforme las semanas de gestaciín avanzan los ruidos internos de la madre comienzan a convertirse en estímulos de fondo y las voces, ruidos exteriores y sonidos provenientes de fuera van a formar una cadena de estímulos a los que el feto reaccionará a través del movimiento. De ese modo, ruidos demasiado continuos e intensos pueden llegar a perturbarles, generarles estrés y ansiedad, así mismo, espacios muy silenciosas y poca interacciín de la madre con el feto les puede dejar en terrenos de poca estimulaciín auditiva y emocional.

Planteado todo esto, de qué manera podemos estimular al feto desde el vientre materno haciendo uso de técnicas auditivas:

 

  1. Utilice en un principio sonidos rítmicos y suaves que simulen las condiciones que vive el feto, ejemplo el oleaje de las olas o canciones con ritmos suaves como las nanas infantiles.

  2. Puede establecer en las semanas más avanzadas una rutina de estimulaciín, considerando que la madre ya logra identificar por el movimiento cuando el feto duerme y cuando se encuentra activo. Tomando algunas horas para hacer actividades relajadas como leer un cuento o cantar una canciín.

  3. La madre puede introducir y acompañar al padre durante el acercamiento con el feto, algunos padres pueden sentirse extraños o incímodos ante la idea de hablarle al vientre materno. Evite juzgar si el padre vive estas situaciones, en su lugar propíngale que converse con usted lo más cerca que pueda del vientre materno. Recordemos que la importancia de este tipo de contacto es que el bebé reconozca la frecuencia sonora de la voz paterna.

  4. Se puede usar un tambor con el que se simulen sonidos respiratorios que le ayuden a sentirse en confort.

  5. Si ya se tiene claro el sexo y el nombre del bebé puede llamarle por este para reafirmar su autoconcepto desde los primeros momentos de vida.

  6. La música provee la habilidad para mantenernos relajados, entonar par de canciones que nos ayuden a mantener la calma, conectaran al feto con el sonido escuchado y la emociín experimentada. Algunos estudios plantean que las músicas relajadas ayudan al feto a regular sus funciones metabílicas, al mismo tiempo que al nacer le ayudan a conciliar mejor el sueño.

  7. La voz materna favorece la recarga cortical, al mismo tiempos que interviene de manera positiva a nivel vestibular, de este modo cuando la madre se comunica con el feto hace que este se sienta en resonancia con lo que ella experimenta, por ello resulta fundamental que la madre cuide su salud emocional para brindarle al bebé vitalidad, alegría y serenidad a través de discursos acorde a estos típicos.

 

Con lo aquí plasmado es evidente que atrás quedaron los años donde se pensaba que la estimulaciín auditiva prenatal estaba asociado a la idea de tener audífonos conectados al vientre materno, resaltando la importancia de la voz de la madre en el desarrollo físico, emocional y psicolígico del futuro bebé.