Herramientas para Madres y Padres

Temas diversos de interés para Madres y Padres.

3 Ideas claves que pueden ayudarte a reducir el uso extendido de las pantallas

 

 

En una #consultaonline conversaba con unos padres sobre el tema del tiempo de uso de las pantallas (tv, celulares, tabletas, etc) que hacen sus hijos, explorando junto a ellos algunas causas del uso extendido de las mismas, así mismo conversamos sobre las luchas de poder que se estaban instaurando en el hogar por el límite que estos trataban de definir sobre los componentes tecnológicos. En este post te dejo 3 ideas claves que pueden ayudarte a reducir el uso extendido de estos recursos.

 

  1. Revisa el uso que haces de los componentes tecnológicos: la primera mirada la pondremos sobre nosotros como padres, pues muchas veces nos quedamos en la pura idea de que nuestros hijos hacen uso extendido o que usan ¨mucho tiempo¨ estos componentes sin mirar lo que nosotros hacemos o dejamos de hacer para que eso suceda o deje de suceder. Plantéate en primer lugar ¿cuánto y cómo utilizas tu los componentes electrónicos? no solo tu uso, sino también la invitación que haces a tus hijos para su uso. Muchos padres o cuidadores entregan a los hijos estos componentes para ellos hacer quehaceres, descansar, tener tiempo, desconectarse de los hijos (u otras responsabilidades) o simplemente para ellos también conectarse con estos aparatos pues  es a través de ellos que han logrado gestionar su aburrimiento, socializar o subsanara algunas carencias.  Luego cuando sienten que ya su (del adulto) necesidad se calma o esta saciada, o cuando aparece la autocrítica o la culpa, entonces saltan a poner límites a los hijos quienes ya están conectados a estos dispositivos. Otros padres buscan con estos componentes ¨calmar¨o ¨silenciar¨ a los hijos y sus necesidades, sin darse cuenta de que les han abierto rutas nuevas para calmar sus tensiones emocionales o necesidades de actividades, experiencias o socialización. De este modo, se le otorga a esta forma pasiva de entretenimiento-interacción y socialización un carácter prioritario en la dinámica del hogar, dotándola a veces de significantes poderosos como ser un ¨refugio emocional simbólico¨, que viene a cubrir otras carencias que se han abierto.
  2. Concecta con las soluciones: algunas veces los padres podemos llegar a quedarnos en la pura concepción del problema, ¨llevas mucho rato en la computadora¨, ¨estás usando mucho ese celular¨, ¨ya se pasaron las 2 horas del día¨, pero ¿realmente nos detenemos a mirar qué hacen nuestros hijos en estos componentes? y una vez que ponemos el límite en marcha, ¿creamos actividades o acciones que  les ofrezcan a nuestros hijos algo más?. Muchas veces el niño o el adolescente hace uso de estas herramientas pues lo que se oferta es más motivante o interesante que lo que tiene o sucede en su realidad. De modo que, al limitar su uso sin brindar opciones de conexión emocional, o satisfacer las demandas que se han cubierto con estos dispositivos, llegamos a dejar a nuestros hijos con brechas que los hacen sentir o experimentarse como ¨fuera de su elemento¨.  Que un niño o un adolescente elija estar horas en un componente no significará lo mismo en todos los casos, pues habrá quienes jueguen, quienes hagan interacción social, quienes vean películas o series, quienes escuchen música, quienes vean vídeos indiscriminadamente en cualquier red social y hasta algunos que lean, investiguen o simplemente hagan tareas. Es por ello que parte del proceso es recolectarse con el niño o adolescente y con lo que le lleva a elegir o a quedarse con este modo, ¿está aburrido?, ¿está desmotivado?, ¿está más estimulado por lo que el componente ofrece?, ¿le aporta el componente alguna solción?, ¿le desestresa?, en fin, solo accediendo a las causas podremos realmente encontrar soluciones idóneas para cada caso.
  3. Relativiza, desmitifica, no satanices y cuida el significado que le das: cuando nos quedamos con la simple idea de que ¨los componentes son malos y sus efectos negativos¨ entonces reducimos las posibilidades de su uso y nos colocamos del lado del miedo, la culpa y la victimización de ese modo, elevamos la limitación en lugar de buscar el lado potenciador de la experiencia. Es claro que podemos en casa poner en marcha algunos acuerdos para su uso, en especial si así lo sentimos necesario (ejemplo: evitar su uso antes de dormir, mientras se come, o cuando se está haciendo alguna actividad en familia, o acuerdos sobre su uso por edad -respetando algunas recomendaciones como no pantallas antes de los 2 años-), pero más allá de ello, si realmente queremos construir una conexión positiva con nuestros hijos y la tecnología, entonces hará falta implicarnos. Una manera es interesarnos en lo que hacen en estos componentes, conversar sobre ellos y ayudarles a encontrar aquello que les resulta atractivo, o escuchar el sentido que tiene para ellos la experiencia de estar con estos componentes, esto más allá de un simple NO, o ¨suficiente computadora por hoy¨.  Recuerda evaluar el significado que le confieres a estos dispositivos y el mensaje que envías, pues si los utilizas como premio o como medida de castigo, estarás restando su significado como recurso y colocándolos como reguladores emocionales y conductuales externos, dotándolos de carácterísticas afectivas o de socialización de las que carecía inicialmente.

 

En caso de que requiera acompañamiento  en mipsicomama contamos con servicio de consulta online, pregunte por el servicio a través de info@mipsicomama.com