Herramientas para Madres y Padres

Temas diversos de interés para Madres y Padres.

Enamoramiento infantil

 

 

En una #consultaonline unos padres preguntaban sobre ¿cómo actuar frente a su pequeña enamorada?, me explicaban que la niña de 6 años les comentaba que tenía novio y que se enviaban cartas de amor. Durante algunos encuentros construimos algunos apuntes que les planteo durante este post.

El enamoramiento infantil es una vivencia emocional tan real como lo es el enamoramiento a cualquier edad,  así mismo, es totalmente normal que desde edades incluso más pequeñas que la de la niña de la consulta (3-4años), algunos niños muestren entusiasmo, admiración, gusto, afinidad y conexión emocional con algún otro niño. De modo que aunque este enamoramiento se extinga muy fácilmente, es recomendable ser empáticos y respetuosos con los sentimientos que experimentan los niños durante estos momentos.

Con base a estos argumentos, la primera línea de actuación ma-parental es la naturalidad frente a estos sentimientos, validando y respetando su existencia, desde la aceptación de que es una experiencia que permitirá a los hijos crear vínculos afectivos con diferentes matices con las personas que le rodean. Permitir la expresión de este enamoramiento, es comprender la normalidad y sanidad de estos sentimientos, sin caer en el terreno de animar (promoviendo su aparición o precipitando la misma) o desanimar (enjuiciando, ridiculizando, regañando o prohibiendo los sentimientos).

Es por ello que se hace primordial que los ma-padres hagamos una lectura consciente de nuestros paradigmas sobre estos temas, pues podemos caer en el terreno del enjuiciamiento o de la laxitud llegando a hacer de esta situación el tema gracioso frente a otros adultos. El enamoramiento infantil, al igual que el enamoramiento a cualquier edad, es una vivencia emocional que atañe al sujeto, de modo que está en la esfera de su privacidad e intimidad, si el niño espera confidencialidad de lo que vive, es nuestro compromiso como padres reservarnos ante estas vivencias y ser cuidadosos de la vulnerabilidad que se despierta durante estos momentos.

Permitir que un niño se sienta en confianza de contarnos esta vivencia y hacernos parte de ella, inicia cuando escuchamos, comprendemos y validamos su existencia, más allá de intentar controlarla con un ¨estás muy pequeño para eso¨; claramente la codificación ¨estoy enamorado¨ o ¨este niño es mi novio¨ va a guardar un significado que responderá a la madurez emotiva que el niño experimenta y que aunque sean correspondidos o no los afectos, estas experiencias irán abonando el terreno para futuras conexiones emocionales y sus vicisitudes (estar enamorado y no ser correspondido, que otros estén enamorados de nosotros, terminar una dinámica de enamoramiento, vivir una desilusión amorosa, etc).

Como ma-padres podemos acompañar las expectativas que se manejan en este amor romántico que el niño experimenta, ayudándole a comprender las diferentes variables de estas interacciones. Claramente los niños van a interiorizar la dinámica emocional - afectiva de tipo romántica de los modelos que le rodean y aunque estas construcciones varíen con el tiempo, muchas de estas variables podrán mantenerse estables a lo largo de la vida del sujeto. De allí la importancia de un apego seguro que le ayude a sentirse vinculado emocionalmente y le permita ganar confianza para desarrollar habilidades sociales que le faciliten conectarse e intimar de manera afectiva, buscando su bienestar y equilibrio.

¿Qué hacer si se sexualiza el enamoramiento?

El contenido sexualizado al que el niño tiene acceso (programas de tv, contenido que ve en tablets, relaciones que le rodean) puede condicionar la aparición de comportamientos sexuales en torno al enamoramiento infantil, de allí que como primer elemento es importante prestar especial atención y atender la interacción de nuestros hijos con contenidos que puedan alterar la concepción de las relaciones sentimentales y sujetarlas a las variables de tipo sexuales. Pues esta realidad alterada puede modificar significativamente las interpretaciones que nuestros hijos realicen sobre las emociones que experimentan.

Por otro lado, si nos encontramos frente a un enamoramiento infantil que incluye actividad sexual, lo ideal es ayudarle al niño a comprender dos elementos claves:

  1. La actividad sexual es un aspecto importante, intimo y que merece su momento, así que allí podemos hablarle sobre la madurez que hay que tener para llevar a cabo estas acciones. Sin enjuiciar sus comportamientos, sino ayudándole a vincular los mismos con un momento evolutivo donde se pueda entender mejor lo que se hace y se pueda además gestionar mejor las responsabilidades del mismo.
  2. Podemos vivir nuestro enamoramiento infantil respetando nuestro cuerpo y el del otro, a fin de añadir acá el concepto de consentimiento, pues sino los niños se pueden someter a vivir experiencias sexuales para las que no están preparados y luego sentirse culpables al respecto.

 

Nuestra interpretación, nuestro acompañamiento oportuno le ayudará a vivir mejor esta experiencia, incluyendo incluso las posibles desilusiones amorosas que de ella devengan, de modo que es importante mantener un canal abierto, una comunicación afectiva conectada y una intimidad emocional que le permita al niño vivir su experiencia con seguridad y gestionarla lo mejor posible.

 

En caso de que requiera acompañamiento  en mipsicomama contamos con servicio de consulta online, pregunte por el servicio a través de info@mipsicomama.com