Herramientas para Madres y Padres

Temas diversos de interés para Madres y Padres.

Navidades Divididas: Acuerdos para familias separadas o divorciadas durante las fiestas decembrinas

 

 

En una #ConsultaOnline un padre (#papáconsulta) me preguntaba sobre el manejo de los días festivos con sus hijos luego del divorcio. Su duda se centraba en ¿Cómo hacerles participes de los acuerdos de planificación de fechas y actividades, en especial si sentían que no querían dividirse las fiestas entre ambos padres?.

Uno de los primeros aspectos que abordamos acá es la importancia de hacer acuerdos sobre las fechas ¨especiales¨ con antelación, a fin de que cada parte de la pareja coparental pueda alimentar la sensación de seguridad y pertenencia durante estos momentos. Así por ejemplo, si los niños saben con suficiente antelación, no solo dónde pasarán las fiestas, sino qué harán durante esas fechas, la ansiedad que puedan sentir se puede hablar y validar. Así mismo, la figura parental que queda sin los hijos, puede (con base a un trabajo emocional previo, para sanar las heridas emocionales o el duelo de la separación-divorcio y sus consecuencias) hacerles sentir que aunque les va a extrañar, está conforme y acepta la situación, entendiendo que la misma es beneficiosa para ellos, su relación con la otra figura coparental y su familia extendida, así como para fortalecer la dinámica de vida que la separación o divorcio ha venido a traer.

Claramente, mientras mejor trabajado esté el duelo de la separación-divorcio para todos los miembros de la familia, más fácil será para la pareja coparental planificar las fechas ¨especiales¨ sin que esto signifique un conflicto mayor. Algunas familias, más allá de lo que plantea el acuerdo de ley, definen estas fechas en compañía de los hijos o con base a sus necesidades, de modo que mientras más les tomemos en cuenta y menos nos enfoquemos como padres en nuestras agendas personales y nuestras necesidades, de seguro los acuerdos de estas fechas fluirán en una mejor dirección. Por ejemplo, no será lo mismo plantearse una separación hijo-madre con un lactante de 2 años, que con un niño de 9 años de edad, así como no será lo mismo pasar las fiestas juntos con niños de menos de 7 años (quienes pueden interpretar esto con la ilusión de que los padres se reconciliarán) a con niños mayores o adolescentes cuyo pensamiento es más abstracto.

Cabe señalar que los niños responderán de manera natural a la dinámica que conocen, así que mientras más cómodos se sientan con la figura coparental y la familia extendida su adaptación a la situación será mucho más llevadera. De este modo, mientras mas normalizada esté la dinámica de separación - divorcio y  más regular es para el niño compartir con ambos padres (más sus familias), su respuesta emocional durante estás fechas podrá tener menos momentos de resistencia y más disfrute, aunque esto no signifique que no extrañará a la figura coparental con la que no comparte de momento.

Hay que aceptar que estás emociones pueden aparecer y validarlo, así como acompañar su gestión, generará menos resistencia y comportamientos no beneficiosos que tratar de negar estos sentimientos o ignorarlos.

Otro aspecto abordado durante esta consulta fue la importancia de abandonar la tendencia a la competitividad navideña, pues muchas veces estas fiestas pueden transformarse en un espacio para subsanar la culpa de no estar presentes la mayor parte del tiempo llenando a los hijos de ¨presentes¨ (regalos), viajes y otras formas de cubrir los vacíos de mirada, cercanía y conexión. Una forma de trabajar esto es acordar los regalos que se le darán a los niños, así como mantener en lo posible algunas rutinas o guías de la casa en la que conviven la mayor parte del tiempo, así como respetar a la otra figura coparental en todo momento, evitando caer en el terreno de las criticas o los apuntes negativos sobre el otro, pues esto puede generar ansiedad en los niños y alimentar el malestar que la dinámica pueda llevar consigo.

Recordar que lo importante es conectar con los hijos durante estas fechas, así como vivir los valores (paz, unión, amor, etc) que estas fiestas conllevan pueden ayudarnos a proyectar en positivo las acciones que emprenderemos junto a ellos para celebrar estos momentos festivos. Por ende en oportunidades habrá que renegociar acuerdos y conversar con ellos para que se sientan contenidos, validados y amados, más allá de que se viva esta época  como un amargo camino de consecuencias ante situaciones de las que ellos no son responsables. 

En caso de que requiera acompañamiento  en mipsicomama contamos con servicio de consulta online, pregunte por el servicio a través de info@mipsicomama.com