Herramientas para Madres y Padres

Temas diversos de interés para Madres y Padres.

Bullying

 

 

Hoy en días vemos en diversos medios de comunicación noticias que reseñan como la convivencia en las escuelas está repleta de problemas sociales que van desde conflictos que no se resuelven adecuadamente mediante el dialogo, hasta conductas violentas de acoso y maltrato interpersonal que minuto a minuto adquieren el peor de los matices. Situaciones como la exclusión social, el hostigamiento, la intimidación y en general el abuso de poder de unos escolares hacia otros han existido siempre, sin embargo la tendencia a la alza de estas problemáticas en frecuencia de ocurrencia y cantidad de víctimas cada vez es mayor. La naturaleza del fenómeno del "maltrato entre iguales", conocido como "ullying", hace referencia al establecimiento y mantenimiento de relaciones desequilibradas de poder, este se puede dar desde tempranas edades y mayoritariamente se presenta entre sujetos que conviven en contextos escolares. En esta dinámica de dominaciín y sumisiín aparecen múltiples formas de agresión por parte de quienes ejercen el poder, estableciendo para ello comportamientos abusivos hacia quienes viven el rol de víctima, así mismo, el bullying plantea la tendencia a un conocimiento y consentimiento compartido por la gran mayoría de quienes lo observan diariamente estos abusos sin hacer nada para deshacer ese desequilibrio.

Profundizar sobre el bullying

La intimidación, el hostigamiento o acoso como se define el bullying es una forma habitual de conducta agresiva, que utiliza la violencia para ocasionar daño deliberado. El deseo de intimidar o dominar a otros haciendo abuso del poder toma en consideración varios elementos para su caracterización:

 

  • Es una conducta agresiva intencionada y perjudicial, utiliza la violencia física, verbal, social y/o psicológica para alcanzar el objetivo de hostigar o acosar.
  • Se repite constantemente.
  • Ocurre en una relación interpersonal con disbalance de poder.
  • Plasma tres figuras: la víctima, el acosador y el espectador.
  • Los actos de violencia se dan sin causa aparente.

 

De esta forma, esta situación no se limitará a las típicas peleas en la escuela y las risas burlonas contra el joven diferente; sino a un tipo de hostigamiento tan severo, repetitivo y prolongado que podrá llegar a producir daños físicos y psicológicos profundos en la víctima.

 

Las formas de violencia que se ponen en práctica a través del bullying se mantiene debido a la ignorancia o pasividad de las personas que rodean a los agresores y a las víctimas sin intervenir directamente. Es claro que en estas situaciones la víctima desarrolla miedo que puede producir rechazo al contexto en el que sufre la violencia; esto además de una pérdida acusada y progresiva de confianza en sí mismo y en los demás y una tendencia a la disminución del rendimiento escolar. El acosador por su parte ve disminuida su capacidad para la comprensión moral y el establecimiento de modos de empatía, mientras refuerza la violencia como único modo de interacción. Finalmente, los espectadores pasivos y silentes incrementan la falta de sensibilidad, apatía e insolidaridad.

Perfil del acosador

 

Aquel que se sitúa en la posición de poder y hace uso negativo de este, sometiendo a sumisión a otro es el acosador. Este rol lo pueden cumplir niños, niñas o adolescentes y su principal característica es que realiza las acciones agresivas y violentas, maltrata y acosa, hostiga o somete a algún compañero de clase, entre sus características encontramos que:

  • Tiende a ser parte de una familia disfuncional o que está pasando por un proceso complejo: divorcio, muerte de un familiar, detrimento económico y de estatus de vida. O incluso pueden ser víctimas de abusos y maltratos dentro del hogar.
  • Los padres ejercen un estilo de crianza inadecuado (autoritarios, permisivos, negligentes, incoherentes, violentos, centrados en otras cosas menos la crianza).
  • Pueden llegar a ser niños fuertes físicamente, o tener habilidades para el liderazgo que ejercen desde el poder y la proyección de superioridad.
  • Presentan dificultades en el manejo emocional y dan respuestas mayoritariamente impulsivas, desafiantes y violentas. Todas centradas en una tendencia a la baja tolerancia a la frustración y unas escasas habilidades en el manejo de conflicto.
  • Dan muestras tempranas de conductas antisociales (mienten, roban, queman, dañan, violentan objetos, animales y personas). Les cuesta acatar normas y se muestran desafiantes ante estas.
  • No dan muestras de empatía o capacidad para percibir el dolor ajeno, por el contrario son egocéntricos.
  • Aunque tengan conductas altivas, jactanciosas y autosuficientes presentan baja autoestima.
  • Muestran una actitud negativa hacia la escuela lo que pudiese conducirles al fracaso escolar.
  • Muestran una actitud negativa hacia la escuela lo que pudiese conducirles al fracaso escolar.
  • Presentan una actitud positiva hacia la violencia.
  • Siempre percibe en los otros una intencionalidad en conflicto y agresión.
  • No manejan criterios de responsabilidad o manejo de la culpa en relación con las acciones violentas que emprenden.

Perfil de la víctima

 

Vemos algunas características y factores de riesgo presentes y asociados en niños, niñas y adolescente que:

  • Dan muestras de timidez, baja autoestima o debilidad y sumisión.
  • Presenta dificultades en el manejo de conflictos y en la proactividad para la búsqueda de soluciones.
  • Es poco popular dentro de la escuela, tiende a pasar desapercibido.
  • Puede presentar algún aspecto físico que lo haga vulnerable: discapacidad física o psíquica.
  • Presenta características físicas distintivas y dominantes (Obesidad, miopía, forma de vestir diferente, pertenece a grupos étnicos minoritarios).
  • Elevados niveles de ansiedad.
  • Pudiese tener sobreprotección paterno/materna o ser altamente dependientes al entorno familiar.
  • Presentan dificultades para hacer amigos.

Perfil de los espectadores

 

Esto engloba el entorno donde se produce el bullying y que facilita que las acciones violentas se repitan por tolerancia a las mismas:

  • A pesar de ser conscientes de que se está produciendo el maltrato son tolerantes con la situación o justifican la agresión.
  • Tienden a callar pese a conocer las circunstancias.
  • Pudiesen ser colaboradores pasivos de las agresiones guardando registro en video o foto de estas.
  • Ignoran y aíslan a la víctima.
  • No se le otorga importancia a las señales de alerta que dan nuestras de violencia.
  • Pudiesen llegar a justificar la violencia ejercida contra la víctima.
  • No perciben la denuncia como forma para detener al agresor.

Cyberbullying

 

El cyberbullying es una forma de agresión y acoso ejercida a través de las nuevas tecnologías de la información y comunicación (TIC). Cada vez es una forma de bullying más popular y ya que cada día en edades más jóvenes se tiene acceso a dispositivos tecnológicos, se da en edades más tempranas. El cyberbullying busca agredir a un compañero de clase emitiendo mensajes, vídeos o imágenes que viajan a través de cualquier servicio de mensajería instantánea o a través de las redes sociales, los mismos presentan características insultantes o amenazante. El mismo se asocia con diversos problemas de ajuste psicológico, emocional y social para las víctimas, al igual que el bullying tradicional que se ejerce dentro de las aulas. El cyberbullying hace espacio añadido al bullying tradicional y el acosador toma característica de agresor cibernético, así mismo los espectadores tienen mayor nivel de participación al compartir y difundir el objeto de acoso.

 

Formar en Reisilencia un modo de Manejar el Bullying

 Para prevenir que nuestros hijos formen parte de esta dinámica (Bullying) debemos fortalecer los factores de protección dentro del hogar y apoyar la construcción de una personalidad reisiliente. Un hogar donde se facilite la comunicación, se promueva el amor, la empatía y la aceptación siempre será un espacio saludable emocionalmente, fuente de protección para el bullying y otros muchos fenómenos que pueden afectar la niñez y adolescencia. Fortalecer el vínculo afectivo y desarrollar habilidades de inteligencia emocional y manejo social ayudará al niño o adolescente a potenciar su salud mental y proyectar soluciones alternativas, dinámicas y efectivas para enfrentarse a las complicaciones.

 

Si tu hijo o hija se encuentra relacionado con alguna de las situaciones mencioandas y necesitas la atenciín de un especialista, en mipsicomamá contamos con el servicio de consultoría online del que puedes hacer uso comunicándome a través de info@mipsicomama.com para mayor información.