Herramientas para Madres y Padres

Temas diversos de interés para Madres y Padres.

Cuando Papi o Mami viven en el cielo

 

 

 

Perder a un ser querido representa uno de los acontecimientos más estresantes en la vida de una persona, más aún si tiene que disponer de recursos para acompañar el proceso de duelo de los niños. Hoy, compartiremos algunas estrategias para acompañar a niños en el duelo frente a la pérdida de mamá y/o papá. Hay par de aspectos que debemos resaltar de entrada:

 

  • Cada niño vive el proceso de duelo de manera individual y no existen fórmulas para conducir de manera perfecta un proceso de duelo en niños, pues están en juego factores como: edad y nivel de desarrollo del niño, vínculo con la persona que ha fallecido, forma de la muerte, rol que desempeñaba esa persona, capacidad de manejo de la muerte del cuidador.
  • El duelo y su manejo, así como la construcción del concepto de muerte se va desarrollando con la edad. De modo que no es igual explicarle a un bebé de 2 años que a un niño de 6. Partamos de el hecho de que antes de los 5 años los niños no entienden los tres conceptos básicos de la muerte:
    • Es irreversible, definitiva y permanente
    • Hay una ausencia total de las funciones vitales y
    • Nadie está exento de morir.
    También es común que antes de esa edad no aparezcan el "llanto por duelo" sino más bien confusión y conmoción.

 

La pérdida de un padre y/o una madre constituye una experiencia que afecta el modo como el niño estructura su mundo emocional, social y psicológico. Entre las manifestaciones comunes que podemos evidenciar ante el duelo resaltan:

 

  • Perplejidad y confusión en relación a la pérdida de la madre o el padre.
  • Protesta, puede estar representada por el llanto para que esa persona vuelva o en cuadros o episodios de ira y enfado.
  • Miedo y vulnerabilidad por perder al cuidador que posee o ser abandonado por este.
  • Negación de lo sucedido o a expresar lo que sienten.
  • Regresión a etapas evolutivas anteriores.
  • Culpabilidad.
  • Cambios de humor e irritabilidad.
  • Asunción del rol de la persona fallecida.
  • Manifestaciones fisiológicas pueden aparecer, enuresis, insomnio, dolores de cabeza o estomago entre otros.

 

Claramente mientras mejor se maneje el duelo de parte de los adultos cuidadores, mejor elaborará el niño la pérdida. La duración del duelo puede ser muy variable, para algunos niños tomará un año o más, mientras que para otros puede ser cuestión de semanas o meses. Entre las recomendaciones a considerar para acompañar a niños y niñas en el proceso de duelo de una madre y/o padre resaltan:

 

  • Aunque resulte complejo, evite apartar al niño de los acontecimientos ligados a la muerte del familiar. Cada miembro de la familia adquiere un rol ante la pérdida de un familiar, es importante ayudar al niño a encontrar y vivir ese rol.
  • Permita que el niño se despida de su ser querido si así lo desea. Apartarle de la situación puede confundirle y hacerle experimentar resentimientos o culpas a futuro. No le obligue si no lo desea hacer.
  • Informe al niño acerca de lo que esta sucediendo de manera sencilla, fácil de entender, oportuna y natural. Utilice pocas palabras, responda de manera honesta a todas las preguntas que le realicen, sea gradual en comunicar lo sucedido y utilice sin reparo el código verbal "muerte", es importante que sea el progenitor sobreviviente quien pueda acompañar al niño en este proceso. De no ser posible un cuidador cercano puede cumplir este rol. Recuerde que la información suministrada debe ir acorde a la edad del niño, evite pecar por defecto de información o por exceso de realismo de la misma. La clave es ser breves, claros y honestos al respecto.
  • Tenga cuidado con el manejo de eufemismos y creencias que puedan confundir al niño.
  • Se puede anticipar al niño con los procesos y rituales que se vivirán en torno a la despedida del padre o la madre. Comunicarle si habrá un acto litúrgico, entierro o cremación, explicar de qué se tratan los ritos funerarios y conectarlos con la idea de la despedida. Es vital no obligar al niño a participar de ellos si no lo desean, ni prohibirles en caso contrario.
  • Ayude y favorezca las expresiones emocionales del niño, permita que El Niño se desahogue conversando de la persona fallecida con naturalidad. Con niños más pequeños podemos valernos del juego y de respetar algunos cambios en el patrón de sueño, resistencia a la frustración o alimentación. Estos cambios se van atenuando con el tiempo.
  • Sea claro con respecto a que nada de lo que El Niño haya dicho o hecho produjo la muerte de sus padres. Esto le ayudará a eliminar cualquier sentimiento de culpa asociado al manejo fantasioso de la concepción de muerte.
  • Manténgase cercano, física y emocionalmente. No esconda su dolor, muéstrele al niño que esta bien sentir fragilidad, demuéstrele cariño y afecto, así mismo hágale conocer que no se olvidará a la persona fallecida.
  • Retome lo mas pronto que pueda las rutinas que llevaban, intente calibrar las tareas, para que su mundo se vuelva lo mas estable posible, garantizando el retomar la normalidad de las tareas y actividades que emprendían. Potencie los elementos adaptativos y reorganice el mundo del niño.
  • Vigile que no le este enviando mensajes con expectativas elevadas, o asignando responsabilidades mayores a las que puede manejar por la edad. Evite que El Niño ocupe el lugar que deja la persona fallecida, o que busque siempre agradar a otros y hacer sentir mejor al progenitor sobreviviente.
  • De ser necesario busque ayuda y asesoría psicológica para manejar su propio duelo y ayudarle a acompañar el duelo del niño, en especial si considera que han habido elementos que pudiesen demostrar que se está en presencia de un duelo complicado:

    * Ambiente inestable.

    * Manejo inadecuado del duelo por parte de los cuidadores responsables a cargo del niño.

    * Suicidio u homicidio del progenitor.

    * Segundas nupcias del progenitor vivo y manejo de ira por parte del niño.

 

En mipsicomama tenemos espacio dedicado para acompañamiento vía Online de procesos de intervención de duelo, para solicitar información de nuestros servicios comunícate a través de info@mipsicomama.com.