Herramientas para Madres y Padres

Temas diversos de interés para Madres y Padres.

Crianza luego del Matrimonio

 

 

Sobrevivir un bebé es como si hubiese una explosiín en un matrimonio, en minutos estas dos personas que hasta el momento basaban sus búsquedas y satisfacciones emocionales en acompañar al otro se convierten en un todo secundario ante el efecto de esta Granada de amor, ternura y nuevas emociones. La casa que hasta el momento pudo haber sido un santuario para la edad adulta se convierte en un espacio minado de juguetes que suenan y con luces, ropita pequeñita, pañales, toallitas, baberos, bucheros y demás artilugios que hacen vida activa en la nueva dinámica materno-paterna.

Antes de arrancar este post, partamos de la declaraciín inevitable: ser padres es la prueba de fuego más contundente en la vida de un matrimonio, cambia por completo la relaciín y crea formas inesperadas de relaciín entre estos dos sujetos que hasta hace poco eran esposo y esposa para convertirse en mamá y papá. Este paso al mundo de los padres abre un nuevo dilema de relaciín pues en el momento más sorprendente de sus vidas están viviendo un caos, que si no están preparados para afrontarlo puede fusilar la relaciín. En el post de hoy veremos las diferencias en mujeres y hombres, así como algunas claves a considerar para Supervivir el matrimonio después de los hijos.

 

Cerebro Materno

Todos sabemos que existen diferencias garrafales entre el cerebro femenino y masculino, estas diferencias toman una brecha mayor cuando la mujer se convierte en madre. Una vez que el bebé nace se disparan las aportaciones de oxitocina en el cerebro de la madre, activando nuevos receptores y creando cientos de nuevas conexiones entre las neuronas, incrementando a la vez los sentidos. Para la madre humana, los adorables olores de la cabeza y la piel de su recién nacido, el sonido y ritmo de su llanto durante los primeros días quedarán químicamente implantados en su cerebro y podrá distinguir a su bebé entre todos los demás con un 90% de precisiín. En el plazo de horas o días, puede embargarla un abrumador afán de protecciín y se establece en ella la agresividad maternal. Su fuerza y resoluciín de cuidar a ese pequeño ser y de protegerlo se apoderan por completo de los circuitos cerebrales maternos. El cerebro se le ha modificado y junto con él la forma de percibir la realidad. Las madres con su instinto agresivo y protector intensamente exacerbado, se vuelven en extremo celosas en todos los aspectos de manejo de su casa, especialmente en lo tocante a la seguridad infantil. Igual que un sistema global de actitud humana, los centros cerebrales de una madre para la vista, el sonido y el movimiento están orientados a monitorizar y seguir a su bebé. Esta vigilancia incrementada puede adquirir todas las formas posibles, dependiendo de la amenaza que una madre perciba contra la seguridad y estabilidad de su nido.

Los circuitos cerebrales maternos cambian la memoria espacial y hacen que la mujer sea más flexible, emocional, adaptable y valerosa. Por ello, dentro del matrimonio la madre comienza a demandar del padre mayor cuidado, que las cosas se hagan de un modo particular e inclusive se vuelven recelosas con la atenciín que se le debe demandar a la cría. Incluso es algo normal el replanteamiento de las obligaciones del marido como proveedor.

 

Cerebro Paterno

Histíricamente al hombre sílo se le ha visto, y así ha sido educado, con un rol de proveedor econímico y como la voz de autoridad dentro del hogar. Y esto es debido a que cuando asume de manera directa su rol de paternidad se activan en su cerebro una serie de elementos que le motivan a defender la integridad de la familia y proteger el nido desde el proveer. Sin embargo, la evoluciín del pensamiento social ha cambiado las tendencias de crianza, cada vez es más frecuente que el padre cumpla una de las funciones más importantes en la crianza del pequeño y esto implica algo más que ser un simple proveedor de comida, techo o ropa como se le ha visto a lo largo de la historia. En efecto, un estudio realizado en la Universidad de Missouri, Columbia, parece revelar algo que ya muchos sospechaban: cuando los papás se involucran más con los hijos y toman parte en las tareas del hogar, el matrimonio es más estable y feliz.

Según Adam Galovan, líder del estudio, las esposas pensaban que la colaboraciín, que los papás se involucrasen con los hijos y su participaciín en las labores del hogar están interrelacionadas, y que funcionan en conjunto para mejorar la calidad del matrimonio. Y aunque se sentían más amadas por sus esposos cuando éstos compartían con los niños, también era importante que las ayudaran en las tareas domésticas. De modo que esto explica la apariciín de conteos cuando nacen los hijos, pues la pareja tiende a medir quien hace más o menos en la tarea de crianza y pese a que esto pudiese ser fuente de muchas peleas, todo pareciese indicar a que nuestros cerebros involuntariamente recurren a este recurso para mantener el control de la crianza.

 

Criar y Permanecer Casados

La dinámica romántica de pareja cambia cuando nace un hijo, con tantos cambios y tan rápidos, no es de extrañar que afloren los instintos más primitivos y cada uno asuma el rol dominante. Esto afecta los hábitos existentes y demanda de ambos adaptaciín para no alejarse o perder su matrimonio. Una disminuciín en la actividad sexual un acortamiento en el juego previo pareciese estar relacionado con la idea de quedar libres para garantizarle el bienestar a los hijos si nos necesitan. En este nuevo matrimonio con vida parental, los días ya no vuelven a ser iguales, las noches son cortas; insuficientes para reparar el sueño perdido, y los momentos de soledad para la pareja quedan reducidos a pequeños espacios. De allí a que en muchas oportunidades uno de la pareja o ambos decida quejarse o ejecute estrategias que permitan ser creativos, aprovechar las circunstancias, generar los espacios para coquetear con su pareja, hacerle insinuaciones, hacerle saber lo mucho que le gusta y desea y tomar en cuenta que muchísimos de los buenos momentos sexuales con su pareja no tienen que terminar en cama.

 

Clave

Para seguir demostrando el Amor a su pareja, evitar las peleas, y disfrutar esta nueva y excitante etapa se necesita:

  1. Tener gestos estratégicos con su pareja, detalles (no necesariamente econímicos) que le recuerden que por encima de la montaña de pañales sucios son una pareja.

  2. Recuerde que el trabajo en equipo es mejor, con el aporte de las mejores cualidades y conocimientos de ambos padres, se genera una relaciín más armínica y beneficiosa para todos.

  3. Evite autocompadecerse, usted no es una víctimade las circunstancias, pobrecita yo soy la única que atiende al bebé, pobre yo soy el único que trabaja, más bien; piense en ideas para lograr mejorar la situación.

  4. Como pareja dejen de pretender vivir como antes de ser padre, deben asumir que las cosas ya cambiaron y hay que aceptarlas, agradecerlas y acoplarse a la nueva etapa; por difíciles que parezcan ahora las cosas, por escasas que sean nuestras horas de sueño (o de sexo) todo esto pasará.

  5. Es vital entender que ahora que son padres puede que la casa no esté impecable, por ende, buscar la perfección puede ser algo que le lleve a un ciclo de conflictos de nunca acabar.

  6. Cada parte de la pareja debe buscar cumplir con su cuota de compromiso con la pareja.

  7. Como madres hay que entender que los hombres también se emocionan, también se entristecen al separarse del bebé cuando tienen que ir al trabajo, sienten la presión de ser proveedores, sienten miedo y angustia por saber cómo lograrlo.

  8. Muestre aprecio y reconocimiento por las cosas que hace su pareja y suelte su carta de mártir o de víctima.

  9. Trate de planificar lo que pueda, exprésele a su pareja con sinceridad lo que le gustaría que hiciera dentro de las labores del hogar y repartan las responsabilidades.

  10. Comprenda que los temores justificados son parte de ese sentido de perfección que todos llevamos dentro y que nos hace querer tener el control absoluto de cada situaciín. Intente no presionarse tanto.

  11. Nadie habla de estas situaciones, pero todo el mundo las experimenta: la mayoría de las parejas pasan por un periodo de descenso radical en la frecuencia y la calidad de su vida sexual, durante los primeros años de vida de sus hijos. El problema radica en que cuando no hay sexo, o cuando hay relaciones sexuales que se viven con desesperaciín y se conceden a regañadientes, el matrimonio se reduce a una tediosa sociedad doméstica.

  12. Es importante analizar nuestra vida sexual antes de ser padres, para generar un parámetro de frecuencia, duraciín e iniciativa, que nos indique cuanto han alterado de forma positiva o no los factores internos y externos con la llegada del bebé.

  13. Disfruten la sexualidad en cada hermosa etapa de su vidas como pareja sin preocuparse de las glorias pasadas, cada situaciín puede ser tan gustosa y gozosa como ustedes los deseen.


ALGUNAS PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE EL EMBARAZO Y LA RELACIÓN DE PAREJA

Qué impactos positivos y negativos podría generar el embarazo en una relaciín de pareja?

Se dice que ser padres es la prueba de fuego más contundente en la vida de una pareja, pues cambia por completo la relaciín. Desde el embarazo y aún considerando las diferencias en cada uno de ellos, es claro que la esfera emocional y anatímica de la futura madre cambian, ahora es un manojo de hormonas que pueden jugarle muy bien dejándola sin síntomas molestos o puede llevarla por un camino de náuseas, vímitos y demás. Así mismo y aunque pareciese que el padre no hace vida activa de estos 9meses pues no hay muchos cambios en el, las expectativas, la proyecciín de su rol, la percepciín de seguridad y posibles miedos y ansiedades forman parte de algunos de los cambios del futuro padre, todos estos elementos generan una dinámica nueva en la pareja que amerita ajustes para su supervivencia durante esta etapa. Entre los impactos positivos del embarazo se destacan: una euforia que acompaña las expectativas de futuro, así mismo puede sentar las bases para que la pareja busque consolidar espacios de mayor estabilidad, gracias a las hormonas algunas madres se encuentran sexualmente más abiertas y esto estimula la intimidad de la pareja. Entre los aspectos que dificultan la vida de pareja se encuentran: miedos y ansiedades en relaciín con el rol que cumplirán, desacuerdos en torno a los patrones de crianza, mayor sensibilidad emocional que pudiese afectar la comunicaciín de la pareja, así como percepciín de la madre de no ser sexualmente provocativa o de temor a dañar el bebé por parte de ambos progenitores, aspectos que crean una brecha en la vida sexual de la pareja.

 

Qué recomendaciones le darías a la futura mamá para que su embarazo no afecte su relación de pareja?

La primera clave es estar muy claras de todo lo que les sucederá a sus cuerpos y mentes durante estos nueve meses, de ese modo pueden manejar mejor los síntomas que les resulten molestos o pueden desligar lo que es una respuesta emocional centrada en las hormonas o una respuesta emocional real.

Así mismo, la comunicaciín puede ayudarles mucho durante este tiempo, comunicar nuestros miedos y ansiedades nos puede liberar de mucha presiín. Es importante que como mamás entendamos que los papás viven los embarazados de modo distinto, por ende, acompañar y disfrutar esta diferencia nos ayuda a conservar la empatía y comprensiín, vital en la pareja. Mantener una visiín positiva del embarazo les ayudará a afrontar mejor está etapa, por ende nos podemos centrar en puntos de acuerdo donde la pareja pueda conservar la estabilidad. Evite convertir cada tema en torno al futuro bebé o al embarazo en una batalla de poder, a partir de ahora la vida debe ser un mutuo acuerdo. Finalmente busque grupos de apoyo o clases de parto, yoga prenatal u otras actividades que le apoyen en mantener a la pareja centrada en sus roles y a mamá conectada con el embarazo desde la salud y el bienestar.

 

De qué manera el futuro papá puede apoyar a su pareja en este proceso?

Aunque papá no lleva al bebé en su vientre, al igual que mamá está embarazado, por ende, su rol resulta importante durante esta etapa. Algunas claves son vitales para que papá mantenga su vínculo durante esta etapa de la vida del futuro bebé:

    • Acompañe a mamá en las visitas médicas, consulté en ella sus dudas y conéctese con su bebé en cada avance que da durante su crecimiento en el vientre materno.
    • Ayude a mamá a descansar y a conservar un estado de salud durante la dulce espera. Brinde espacios de tranquilidad, acompañamiento y promociín del bienestar.
    • Prepare junto a mamá los espacios para el bebé, la bienvenida del mismo, las sesiones de fotos y demás momentos únicos de este periodo.

    • Acompañe a mamá a clases de parto, amamantamiento, masajes para bebé y demás, todas estas son oportunidades únicas para que la pareja crezca en ese nuevo rol que están por asumir.

 

Cómo mamá y papá pueden disfrutar y aprender juntos durante el embarazo?

La palabra clave de todo embarazo es acompañamiento, ambos están en este camino juntos, por ende es recomendable crear cídigos nuevos como pareja coparental. Así mismo la intimidad de la pareja y la complicidad deben permanecer durante este periodo, pues es aquí donde muchos cídigos materno-paternos se establecerán, definiendo la vida del futuro bebé. Papá y mamá pueden aprovechar estos momentos del embarazo para reconectarse, pasear, viajar (si la embarazada no corre ningún riesgo), hacer actividades de aprendizaje (cursos relacionados o no con el embarazo) y celebrar esta nueva vida que llevan y estos nuevos eventos que se aproximan. En el hogar tengan gestos estratégicos como pareja, entregándose pequeños obsequios o actividades (ejemplo un cupín para un masaje gratis) así mismo, planifiquen las actividades del día a día y las rutinas relacionadas con los quehaceres del hogar repartiendo de manera equitativa, rotativa y consciente la responsabilidad.

 

¿Qué hacer si se generan problemas durante esta etapa?

La palabra hablada será siempre el mejor recurso, comunicarse de manera respetuosa y empática puede ayudar a la pareja a enfrentar las posibles crisis durante el embarazo, en especial si se avecinan huidas o ausencias. Recordemos que no todos manejamos las ansiedades de la misma manera y que para muchos salir corriendo es una opciín. Respetarnos, entendernos y dialogar puede solventar cualquier distancia en especial si lo que nos promueve es un amor común que necesita estabilidad.