Herramientas para Madres y Padres

Temas diversos de interés para Madres y Padres.

Tricotilomania infantil, cuando controlar el impulso se convierte en un problema mayor

 

 

La ansiedad llega a despertar en el niño o adolescente sintomatologías complejas como resultado de la búsqueda adaptativa para intentar calmar sus signos, una de las conductas que puede presentarse es la tendencia repetitiva a halarse el cabello, comportamiento que de llegar a transformarse en una salida recurrente e irresistible acarrearía mayores consecuencias, convirtiéndose en un trastorno clínico conocido como Tricotilomanía. La Tricotilomanía es un trastorno relacionado con el control de los impulsos, asociado a un patrón de conductas recurrentes, repetitivas y rítmicas sin un propósito específico que supone una necesidad irresistible de arrancarse el cabello, o el vello de las cejas u otras áreas del cuerpo. El objetivo es la liberación de la tensión resultante de la ansiedad, convirtiéndose en un comportamiento reactivo/impulsivo difícil de controlar y altamente perjudicial en su efecto para la vida de quien lo padece.

 

La sintomatologías aparece cercanos los 3años de vida, afianzándose entre los 5 y 8 años, transformándose en casos crónicos cuando el niño alcanza la adolescencia. En algunos casos el patrón de conducta que el niño o adolescente establece está caracterizado por acciones intencionales y conscientes, llegando a elaborar rituales, donde además de halar del cabello y arrancarlo, puede incluir comerlo. Para otros, la Tricotilomanía es una acción de respuesta inconsciente; claramente sea consciente o no, la tendencia a halarse el cabello es irresistible e incontrolable para quien lo desarrolla.

 

Las causas de la Tricotilomanía están asociadas a una serie de factores genéticos y ambientales, donde el alivio inmediato que subyace del halarse el cabello como resultado de irregularidades en el procesamiento cerebral, específicamente en la función de neurotransmisores como la serotonina y la dopamina, parecen desempeñar un papel importante en el desarrollo de este trastorno. Para los niños y adolescentes que padecen este trastorno, halarse el cabello es una manera de lidiar con sentimientos y emociones incomodas como el estrés psicosocial, la ansiedad, la frustración, la tensión o la fatiga. En un principio el niño o adolescente responde ante la tensión con la conducta de arrancarse el cabello o el vello facial o corporal buscando el alivio que subyace al tirón, sin embargo, conforme el patrón del trastorno avanza, el procedimiento que antes se realizaba en ansiedad, se puede llevar acabo mientras ve tv, busca dormirse, está en el baño, etc; generalizando la acción hacia todas las situaciones en las que el niño o adolescente se percibe en calma.

 

Como consecuencia los niños y adolescentes que viven con Tricotilomanía gestan problemas de autoestima que son el resultado de los sentimientos de alienación, restricción social y pérdida de control. La vulnerabilidad de sentirse poco eficaces en el control del impulso que les llevan a tirar del cabello o vello, puede conducir a la aparición de otros conflictos médicos y psiquiátricos que llegan a devenirse si la situación no se interviene a tiempo, esto puesto que la Tricotilomanía es un trastorno fácilmente crónificable y duradero.

 

El tratamiento se centra en hacer consciente al niño de la ocurrencia del hábito, naciendo la línea de intervención desde el acompañamiento respetuoso de los padres en la identificación de los movimientos asociados y secuenciación, interrumpiéndolos, ofreciendo respuestas alternativas para calmar la ansiedad. Así mismo, se recomienda iniciar al niño o adolescente en programas que les inviten a la relajación, partiendo de evaluar los factores estresantes del entorno y luego enseñar técnicas para disminuir las respuestas fisiológicas intensas que le generan tensión y malestar físico y emociona. Entre las técnicas resaltan: visualización guiada, relajación, autoinducciones, entre otras.

 

Los padres son la roca sobre la cual se cimienta el proceso, pues su comprensión y entendimiento es fundamental, de modo que como padres resulta vital entender las siguientes premisas:

 

  • Las conductas aunque sean conscientes no se hacen de manera voluntaria.
  • No es recomendable raparles el pelo, o castigarles por la conducta de tirarse el cabello, estas acciones pueden provocar mayor angustia y gestar otros patrones de respuestas repetitivas más complejas.

 

Como hemos visto, en casos como estos, el tratamiento psicológico es fundamental para responder de manera positiva a los casos con Tricotilomanía, desde Mipsicomama brindamos acompañamiento terapéutico de manera online, puedes consultar sobre los mismos a través de info@mipsicomama.com, gustosamente te atenderemos.