Herramientas para Madres y Padres

Temas diversos de interés para Madres y Padres.

Hablar de sexualidad en familia

 

 

La familia, en su rol formador principal, ejerce una influencia fundamental en las actitudes, conocimientos y habilidades que desarrolla un niño desde temprana edad, de este principio no escapa el tema de lo sexual. En efecto, los padres proyectan información sobre sexualidad desde el momento en el que nacen los niños, partiendo por las muestras de cariño, los abrazos, besos y mimos, pasando por nombrar las partes del cuerpo que forman parte de la sexualidad, hasta ejercer función formadoras en temas como higiene sexual, identidad, roles, entre otros, que día a día van dejando huella en el niño sobre el cómo manejar la vida sexual.

 

Partiendo de este principio, considerar la charla sobre sexualidad como un tema aislado, puntual, estratificado temporalmente en la adolescencia o competencia de formación de la escuela son ideas erróneas que terminan alejando a padres de hijos, poniendo en riesgo el alcance de una sexualidad sana y plena.

 

Con estas ideas en mente, detallaremos una serie de consideraciones que nos permitirán abordar y compartir nociones e información sobre sexualidad con nuestros hijos para construir una percepción y actitud positiva en torno al tema:

  • MIRAR NUESTRO PARADIGMA SOBRE SEXUALIDAD
  • Desde este punto, se considera que el acento inicial de la formación sobre lo sexual se ejerce desde nuestra confianza, comodidad y visión sobre el tema. Es por ello que es fundamental iniciar a través de una auto exploración sobre nuestras concepciones en materia de sexualidad, nuestras experiencias en torno al tema, nuestra propia historia como receptores de educación sexual en la infancia, inclusive nuestras experiencias sexuales y afectivas. Solo a través de una exploración consciente podemos poner en marcha cambios que nos ayuden a transmitir una visión positiva de la sexualidad, que vaya más allá de las explicaciones teóricas y se expanda a todas las funciones humanas, garantizando bienestar personal y social como eje resultante de la salud y la felicidad en torno al alcance de una sexualidad plena. Considere además que esta autoexploración le permitirá abordar el tema de la sexualidad con mayores niveles de naturalidad; en este punto, podrá mostrarse más abierto o receptivo con sus hijos para acompañarles en torno al alcance de actitudes y comportamientos tanto positivos como responsables en torno al tema de la sexualidad.
  • EL LENGUAJE LA CLAVE DE TODA INTERACCIÓN
  • Cuando soy consciente de que la formación sobre lo sexual es un continuo, puedo comprender las implicaciones que posee el lenguaje (verbal y corporal) sobre el manejo que tendrán nuestros hijos en torno al tema de la sexualidad. Desde muy pequeños, codifiquemos la sexualidad, partiendo por el uso correcto para identificar las partes sexuales. Hagamos un ejercicio, toma una hoja y un lápiz, escribe en ella todos los nombres que conoces para pene y vulva o vagina. De seguro son muchos y si te permites compartir el ejercicio con otras personas tu lista puede ampliarse aun más. Estudios demuestran que los niño que manejan los nombres correcto de las partes sexuales de su cuerpo no solo tienen una actitud más positiva en torno al tema de la sexualidad, sino que además tienen posturas de mayor auto cuidado y preservación en torno al abuso sexual. A través de la necesidad del empleo del lenguaje correcto, los padres podemos disponer de información sobre concepción, pubertad, autoexploración, desnudez, identidad y orientación sexual, entre otros tópicos que compartiremos a lo largo de la vida del niño. Es por ello que se hace fundamental formarse para formar, pues entre más conscientes somos sobre los modos en los que educamos a nuestros hijos sobre la sexualidad, mejor les preparamos para enfrentarse a los desafíos que este aspecto de la vida conlleva.
  • AUTOCUIDADO, AUTONOMÍA, AUTOESTIMA, AFECTIVIDAD, ESA ES LA CONSIGNA
Son muy diversas las manifestaciones a través de las cuales los padres proyectarán información sobre sexualidad en los hijos. Sin embargo, se hace importante tener claras algunas reglas de oro, por llamarlas de algún modo. Desde aquí el aporte sobre tres fundamentales:
  • AUTOCUIDADO: se trata de fomentar valores en torno al respeto del cuerpo, que van desde la higiene y salud, pasando por comprender las implicaciones de los comportamientos sexuales empleados; hasta preservarse y defenderse frente a un posible abuso sexual.

  • AUTONOMÍA: en este punto buscamos que nuestros hijos sean cada vez más conscientes de las responsabilidades que poseen en torno a la sexualidad. La construcción de la autonomía se ejerce desde la primera infancia, cuando se comienza a mostrar interés sobre lo sexual; por ejemplo un niño puede tener dudas y aun no verbalizarlas, como al tocar el vientre de la madre embarazada y desde allí, nosotros poder esgrimir explicaciones breves sobre el tema. Otras situaciones que se presentan en la vida del niño le permitirán construir conceptos que pueden guiarle sobre el manejo responsable de conductas sexuales, positivas y consciente en torno a temas como la autoexploración (desde tocarse hasta masturbarse), uso de palabras soeces o malsonantes relacionadas con lo sexual, la desnudez, las dudas sobre la anatomía sexual que pueden ir acompañadas de curiosidad natural para responder sus dudas sobre la diferenciación de sexo, interrogantes sobre identidad sexual, orientación sexual, deseo sexual, hasta necesidad de información sobre concepción, pubertad, anticoncepción, etc. Se trata de que desde pequeños se sientan cómodos al hablar sobre la sexualidad, preguntar sobre ella e ir ganando libertad para decidir sobre las acciones que desea poner en marcha en torno al tema. Para ello como padres debemos estar abiertos a dar respuestas naturales, honestas, que logren saciar las dudas, apuntando siempre a que el niño se sienta libre de ejercer su sexualidad de la mano de la responsabilidad sobre sus acciones.

  • AUTOESTIMA: mucho de lo que se va a abordar en términos de sexualidad estará íntimamente conectado con el fortalecimiento del autoconcepto y la ganancia sobre la autoestima. De ese modo, queda claro que los comportamientos y decisiones sexuales que ejerzan los niños, las niñas y los adolescentes guardarán estrecha relación con el nivel de autoestima que posean. Por ende, mientras mejores opiniones se tienen de si, más saludables y responsables serán las respuestas sexuales, pues estarán conectadas con un continuo enfocado en un proyecto de vida que de s poco de va construyendo y poniendo en marcha. De allí que como padres tenemos que poner especial atención en el cómo: ¿cómo hacemos sentir a nuestros hijos frente a sus acciones y decisiones?, ¿cómo les hacemos sentir en relación con sus cuerpos?, ¿cómo les hacemos sentir con lo que dicen y lo que quieren comunicar?, ¿cómo les hacemos sentir con sus dudas?, ¿cómo les hacemos sentir frente a sus habilidades y destrezas?, todo esto guiado por los modos como ejercemos el tema de la crianza en global, más allá de como llevamos el tema de lo sexual.

  • AFECTIVIDAD: finalmente cuando conectamos la sexualidad con la afectividad la proveemos de carácter interpersonal y este es el principio y el fin de todo el concepto. De ese modo, como padres es vital entender que la comunicación interpersonal y directa es imprescindible en el desarrollo de una sexualidad sana y responsable. Nuestra apertura, nuestra entrega, compromiso y cercanía, nuestro manejo emocional serán la clave para que nuestros hijos logren conectar sus dudas aisladas con un principio afectivo que le otorgará el sentido integral a los aspectos relacionados con lo sexual. Es así como conceptos como: "me amo y me respeto", "me amo y me cuido", "te amo y te respeto", "te amo y te cuido", podrán tener cabida en la vida del sujeto; aspectos que nacen desde el mimo del bebé y llegan hasta los besos y abrazos cargados de afecto que le daremos a lo largo de su vida.

 

Si desea información adicional, o específica para un caso en particular o atención personalizada y acompañamiento dirigido, solicite información sobre nuestro servicio de consulta online a través de info@mipsicomama.com.