Herramientas para Madres y Padres

Temas diversos de interés para Madres y Padres.

Autoexploración en nuestros hijos: todo lo que queremos saber y tememos preguntar

 

 

¡ALARMA!, se está tocando los genitales, ¡ALERTA!, lo hace para obtener placer, ¡EMERGENCIA! está masturbándose.

 

Como padres la autoexploración de los genitales y la masturbación puede despertarnos profundas ansiedades y miedos asociados con las concepciones que manejamos en torno al tema de la sexualidad. En este post abordaremos las preguntas más frecuentes a las que nos hemos enfrentado en torno al tema de la autoexploración y masturbación en nuestros hijos.

  • ¿He sorprendido a mi bebé tocándose sus genitales es normal?
  • Desde aproximadamente los 18 meses de edad y cómo resultado de la exploración sobre su propio cuerpo, producto de una mayor toma de conciencia sobre sus funciones corporales, surge un curiosidad natural e instintiva hacia los genitales, como resultado notarás que tanto niños como niñas de esta edad buscan tocarse sus partes sexuales, frotarlas e incluso jugar con ellas hasta alcanzar el orgasmo, pues esta acción les genera placer y relajación. En efecto, la curiosidad genital y masturbación infantil surgirá como respuesta a las necesidades psicofísicas que se instauran en el sujeto para ayudarle a explorar y descubrir su identidad sexual a través del contacto con los órganos sexuales. De este modo, esta conducta de autoexploración, acompañado por la posible tendencia a desear permanecer desnud@ la mayoría del tiempo, nos hablan de un sano y correcto desarrollo psicosexual.

 

  • Mi hij@ de 3años se frota o se masturba, ¿cómo actuar ante esto?
  • Tomando como base la primera respuesta, se espera que como padres vivamos la autoexploración y masturbación infantil de manera natural, permitiéndole al niño o a la niña disfrutar de su cuerpo, acompañándoles, guiándoles o sugiriéndoles poner en marcha estas acciones en espacios privados; para ello un simple
    "se que es placentero lo que haces, podemos hacerlo en un lugar más privado"
    , puede bastar, en otros casos utilizar un elemento distractor y luego conducirles a un lugar privado, puede llegar a ser la clave para conectar la experiencia con el comportamiento socialmente apropiado. Debemos estar y ser muy conscientes sobre el modo como le damos desenlace a estas situaciones, pese a lo incomodo que pueda resultar como padres ver a nuestros hijos sumidos en el placer masturbatorio; siendo especialmente cautelosos en desarrollar con naturalidad y comodidad el tema, evitando frases y gestos de desaprobación o disgusto, que puedan coartar el ejercicio pleno de la sexualidad en nuestros hijos. Es por ello que para manejar la masturbación infantil desde una perspectiva positiva debemos comenzar por desmontar muchos preconceptos ligados al razonamiento adulto que ve la masturbación como tabú; como padres nuestro rol en el tema es guiar el comportamiento apropiado, sin restarle naturalidad o llevando a los hijos a manejar percepciones negativas sobre el tema (culpa, ansiedad, tristeza), para ello es importante concebir el autoplacer, la autoexploración y curiosidad genital como parte normal e imprescindible en el desarrollo de una psicosexualidad sana. Un aspecto que debemos considerar es que las demandas sociales están por encima en la escala de necesidades del niño, dejando debajo de ella la necesidad de satisfacer o alcanzar la gratificación personal, es por ello que cuando el niño o la niña se conduzca a un acto masturbatorio público, como padres podamos distraerles o conducirles a otras actividades más estimulantes, así como podamos pedirle que continúe en un lugar mas privado, con esta intervención redireccionamos la satisfacción e inducimos el autocontrol, pues el niño o la niña de seguro elegirá estar cerca de nosotros. En resumen, se trata de no castigar la conducta masturbatoria, pero tampoco promoverla o perseguir que se suceda, la idea es conducir al niño o a la niña a autocontrolar su deseo, conducirlo a un espacio de privacidad, alentarlo a conservar el higiene, fortalecer su autoestima, brindarle actividades estimulantes y verificar que la frecuencia con la que se ejecuta no impida el desarrollo pleno de las otras áreas de la vida del niño o la niña.

 

  • ¿La masturbación en niños es igual que en los adultos?
  • Pese a que la conducta masturbatoria sea igual (flotarse, tocarse, halarse, etc.), la necesidad que abre el deseo de masturbarse es totalmente diferente en niños y adultos. Mientras el adulto necesita introducirse en un mundo imaginario guiado por su mente para conducirse en la masturbación, en los niños se trata de una acción y reacción. Se descubren libres de tocar los genitales, y acceder a ellos, como resultado de las sensaciones agradables que se perciben al manipularlos, cargadas de placer y relajación, eligen repetir estas acciones para liberar la tensión o inclusive aliviar sus ansiedades. De este modo, en los niños, la masturbación es una reacción natural e instintiva, puramente centrada en el placer físico; mientras que para el adulto es un entramado mayor donde el mundo interno del sujeto y los estímulos percibidos como sexuales tienen mayor implicación.

 

  • Mi hij@ adolescente se masturba todos los días, ¿es normal?
  • Durante la adolescencia, la masturbación es el modo como nuestros hijos exploran y conocen las reacciones de sus cuerpos frente a la estimulación. Además de ello, se corresponde con el modo como el cuerpo se libera de la tensión sexual que se produce por el estallido hormonal. No existe una fórmula matemática, ni prescripción médica que indique cuanto es lo "normal" en términos de frecuencia masturbatoria. Inclusive, estudios relatan como media estadística que un adolescente promedio llega a masturbarse 2 veces al día. De este modo, el punto para considerar natural la conducta masturbatoria se centra en que la misma no afecte el desarrollo pleno del adolescente en sus otras áreas de vida, ni que interfiera en el alcance de otras tareas y actividades que el adolescente desarrolle.

 

  • Descubrí a mi hij@ de 4 años con un amiguit@ mostrándose las partes ¿es normal?, ¿qué hacer?
  • Junto con el alcance de ciertas etapas del desarrollo psicosexual, surgen algunas necesidades que buscan ser saciadas, entre ellas la curiosidad por el cuerpo y la desnudez. De ese modo, es normal que muchos niños y niñas opten por mostrarse entre pares para constatar las diferencias anatómicas e incluso manipularlas, centrados en la obtención de placer. Para ello la clave es permanecer en calma, e intentar analizar las causas que conducen a esta conducta, a fin de brindar una respuesta satisfactoria y que no penalice lo natural de la respuesta sexual empleada por El Niño o la niña. Una manera de conducirse es diciendo: se que desean conocer sobre sus cuerpos; vamos a buscar información, para ello nos ponemos la ropa y recordamos que nuestro cuerpo hay que cuidarlo, o que la sexualidad es privada. Lo principal es reorientar el estímulo y conducir la conducta sexual a una salida natural y acorde a lo que se vivirá en las etapas sucesivas.

 

  • ¿Cómo hablo con mi hij@ preadolescente y/o adolescente sobre el tema de la masturbación?
  • Es importante ser claro y transparente en torno al tema, evitando los juicios de valor y fomentar el autocuidado, la autonomía, la autoestima y el afecto (ver post anterior). Podemos ayudarles a sentirse cómodos con el tema de la masturbación, dejando espacio para que nos consulten sus dudas, explicando con naturalidad que es normal que sienta ese impulso y que busque saciarlo. Aprovechando la oportunidad para fomentar la higiene y responsabilidad en torno a las conductas sexuales que se van a emprender. Con esto en mente, se trata de tener un puente de comunicación y ayudar a nuestros adolescentes a afrontar sus dudas acompañados por sus padres.

 

  • ¿Cómo se que la masturbación infantil no es signo de abuso sexual?
  • La masturbación infantil por si misma no es un signo que nos indica que el niño o la niña han sido víctimas de abuso sexual, más allá del acto de exploración, los indicadores sexuales de abuso están relacionados con conductas excesivamente retraídas en torno a la respuesta sexual o del otro extremo, conductas sexuales infantiles atípicas, que demuestran una especie de "conocimiento sexual avanzado", le vemos aparecer en conductas como: ligar la masturbación con agresión a niños más pequeños o tendencia a buscar "seducir" a adultos, buscan la penetración digital, ejecutar con otros actos como la penetración anal, cunilingus, felación, entre otros comportamientos asociados a una sexualidad adulta. Así mismo, estos indicadores aparecen combinados con una serie de síntomas funcionales, conductuales y escolares que surgen como consecuencia de la perturbación psicoemocional vivida.

 

  • ¿Se masturban las hembras igual que los varones?
  • Las niñas al igual que los niños y los adolescentes de cualquier sexo viven de igual forma su desarrollo psicosexual, de ese modo, tanto la autoexploración como la masturbación se presenta en ambos sexos, siendo indicador de desarrollo y salud sexual. Claramente las conductas que ejecutarán hembras y varones podrán llegar a ser diferentes, los niños eligen mayoritariamente la manipulación manual, mientras que las niñas optan por frotarse, esto como resultado del modo como cada uno alcanza sentir placer según su órgano genital. Una diferencia notable pudiese darse en la adolescencia, cuando estadísticamente hablando, los varones tienden a ejecutar con mayor frecuencia actos masturbatorios.

 

  • ¿Es la masturbación negativa?
  • Como hemos expuesto a lo largo del post la masturbación es una conducta natural e instintiva del sujeto. Que surge inicialmente como respuesta a un impulso de curiosidad y poco a poco madura para convertirse en una forma de reconocerse y descubriste, así mismo opera como una solución a la tensión sexual. Las únicas excepciones, que convierten la masturbación en una conducta negativa, están relacionadas con una frecuencia tan elevada, compulsiva y obsesiva que afecta el pleno desarrollo en otras áreas de la vida del sujeto, o cuando esta no pueda evitarse, o inclusive cuando el sujeto elige la masturbación en lugar de las relaciones interpersonales. De este modo, hablamos de masturbación negativa cuando estamos frente a un patrón de obsesivo de comportamiento compulsivo que aleja al niño/niña o al adolescente del desarrollo pleno e integral de su vida. Así mismo, es común ver en estos casos que producto de una frecuencia masturbatoria elevada niños/niñas y adolescentes pueden llegar a lastimarse sus órganos genitales o producir infecciones producto de la no higiene de la mano u objetos para frotarse.

 

  • ¿Es normal que como padre/madre sienta vergüenza de hablar sobre el tema?
  • Claramente, primeramente porque muchos de estos temas se han enfrentado durante años a una serie de prejuicios que le han sumido en un foso sin fondo llamado tabúes sexuales. En efecto, para muchos padres la simple palabra masturbación ya les genera ansiedad e incomodidad; inclusive pensar que la masturbación infantil sucede porque los niños están o poseen alguna perturbación psicológica alejara a padres e hijos de la construcción sana de una sexualidad y desarrollo psicosexual pleno, saludable y responsable. Por ello el primer paso para asumir la masturbación en nuestros hijos como un acto natural es dejar de verla a través de los ojos de los adultos, entendiendo que el significado que guarda para nosotros dista del significado que manejan nuestros hijos. Algunas religiones plantean que masturbarse está mal, no pretendemos desde esta página luchar contra ese sistema de creencias, pero si invitar a los padres que deciden no practicar la masturbación por motivos morales o espirituales, a ser muy sabios con el modo como comunican a sus hijos el respeto hacia sus genitales a la luz de los preceptos religiosos que poseen, de modo que no se haga sentir al niño/niña o adolescente culpable, humillado, avergonzado o castigado por llevar a cabo esta conducta. Debemos recordar que el modo como manejamos estas situaciones construirán la manera como nuestros hijos vivirán el encuentro con lo sexual en sus vidas, de allí que está en nosotros como padres ayudarles a vivir una vida plena sexualmente hablando.

 

Si está presentando alguna situación en la que necesite acompañamiento profesional en el área de la psicología para el abordaje de situaciones asociadas a la autoexploración o masturbación en sus hijos, solicite información sobre nuestro servicio de consulta online a través de info@mipsicomama.com.