Herramientas para Madres y Padres

Temas diversos de interés para Madres y Padres.

8 Resoluciones para la Pareja

 

 

El cambio en su constante nos invita a no quedarnos varados en un punto, sino a modificar, a emprender desde el compromiso acciones que nos impulsen y lleven a la mejora. Las parejas, en especial aquellas que tienen la responsabilidad compartida en la crianza de los hijos necesita de acciones que le fortalezcan y les permita florecer, en este espacio presentamos algunas metas de cambio que puedes emprender en pareja, considerando el compromiso y la entrega de ambos miembros de la relaciín:

 

  1. En pareja hemos decidido abandonar los conteos: el conteo es una forma mental de tortura y victimizaciín, está centrada en la idea de que siempre sentimos que hacemos más y el otro hace menos para el desarrollo de la relaciín o la crianza de los hijos. El conteo nos aleja, agrega tensiín a la relaciín y se refugia en nuestras sensaciones de injusticia. Así que en lugar en contar lo que cada quien hace (o deja de hacer) te proponemos asumir responsabilidades sin culpa, es decir, tomar lo que consideras puedes hacer y te sale mejor, pedir ayuda y colaboraciín en lo que no, entregar con confianza algunas tareas y roles, otorgar responsabilidades en el otro de la relaciín y equilibrar el trabajo en el hogar. Cada rol asumido tiene su nivel de compromiso, por ende en oportunidades resulta útil no dar por sentado que el otro "sabe" lo que tiene o debe hacer, una simple conversaciín, o una entrega de roles y tareas puede ayudarnos mucho en definir los sistemas de apoyo en casa.

     

  2. Como pareja pautamos dejar los aparatos tecnolígicos fuera: la tecnología, en especial las conectadas a las redes sociales o las que poseen nuestros dispositivos míviles buscan conectarnos, sin embargo en oportunidades esa hyper conectividad nos desconecta. Así que un excelente propísito puede ser: mientras estén en pareja o con la familia, en situaciones como cenas, tiempo privado, conversaciones sobre el día vivido o en la cama; apagar los dispositivos tecnolígicos y conectarnos con lo que sucede en nuestra realidad.

     

  3. En pareja hemos acordado alejarnos de la rutina: el día a día en pareja, en especial cuando se tienen hijos puede llevarse a tornar un tanto rutinario. Mucho más si los niños son pequeños y demandan atenciín constante, sin embargo aplazar constantemente la gratificaciín de hacer cosas nuevas para ti y tu pareja puede restarte entusiasmo. Así que pueden proponerse varias formas de alejarse de la rutina ejemplo de ello:

 

  • La meta de visitar al menos 5 restaurantes nuevos en el año.

  • La meta de tener una cita en pareja mensual.

  • La meta de buscar una actividad o hobbie que ambos disfruten y puedan hacer juntos (por ejemplo: clases de cocina, además añade habilidades en un rol que puede llegar a ser compartido).

 

  1. Como pareja afirmamos que Flirteáremos más: la coquetería, la complicidad, el secreto en pareja nos ayuda a mantenernos reconectados, además de que le añade picante a la relaciín. Aprovecha cualquier oportunidad para tocarse, hablarse al oído, decirse piropos, mirarse con deseo, en fin... Todo lo que en primer instante creo ese chispazo entre ambos miembros de la pareja.

  2. Asumimos en pareja que nos agradeceremos y haremos caricias tanto físicas como verbales: muchas veces en la constante actividad que nos rodea como pareja damos por sentado que el otro "debe" hacer tal o cual cosa, o asumimos que ya el otro "sabe" cuanto lo amamos, llegando a reducir los cídigos verbales en pareja. Está resoluciín plantea la importancia de agradecer al otro eso que hace por, para y con nosotros, además de que pone el acento en el valor que poseen las caricias en pareja, frases de amor, de compañía que marcan cercanía, así como caricias físicas en forma de abrazos y besos deben multiplicarse para sentirnos unidos como pareja.

  3. Acordamos como pareja mantener el fuego de nuestra sexualidad: al igual como en el par de puntos anteriores, uno de los aspectos que como pareja podemos llegar a aplazar es la consumaciín física del amor, es decir el sexo de la pareja. Toda relaciín se sostiene en cuatro bases fundamentales: el amor, el respeto, la comunicaciín y el sexo, por ende al quitar una de estas cuatro bases la pareja puede llegar a tambalear como una mesa sin una pata. La actividad sexual nos conecta y nos hace vibrar, más aún si nos permitimos la intimidad en medio de ella, el compenetrarnos, el explorarnos, el probar cosas nuevas e incluso el no dejar o dar por sentado el acto sexual, es decir evitar que sea un acto monítono y carente de pasiín y vitalidad. La vida sexual se convierte en una radiografía de la pareja, así que a fortalecerla y cultivarla.

  4. Hemos decidido resolver nuestros conflictos: la vida en pareja no está libre de situaciones que puedan poner en marcha áreas difíciles de manejar, sin embargo al tomar esta resoluciín, asumimos en pareja que es importante trabajar nuestras áreas de conflicto, no dejar pasar las situaciones confusas o problemáticas, ni centrarnos en el conflicto presente o pasado sin permitirnos observar o considerar formas de solucionar. Es vital como pareja conseguir canales para resolver eso que se nos presenta como reto, en especial buscando negociar para garantizar que quien resulta ganador de toda la interacciín es la pareja.

  5. Como pareja acordamos nutrirnos: permitirse el acompañamiento de profesionales, de parejas mentoras o inclusive de libros de pareja pueden ayudarnos a crecer en medio de la relaciín, a no quedarnos estancados en las dificultades sino en operarlas como situaciones que pueden abrir miles de oportunidades de cambio y transformaciín. Nutrirse en la vida de pareja es vital para mantenerse renovados y en constante evoluciín, transformaciín, crecimiento y cambio.

 

Hasta aquí estos pequeños planes para poner en marcha en pareja, plantéense algunos y verán que de a poco los cambios comienzan a abrirse camino en sus vidas.