Herramientas para Madres y Padres

Temas diversos de interés para Madres y Padres.

Enfermedades Psicosomáticas en Niños

 

 

Al igual que en los adultos en lo niños la conexión mente-cuerpo guarda estrecha e importante relación, de allí que existan enfermedades y síntomas que están estrechamente relacionados a factores psicológicos más que a complicaciones de salud física.

Algunos acontecimientos vitales estresantes o situaciones complejas y difíciles de manejar para los niños, aunado a la dificultad natural (por inmadurez cognitiva o por escases en el lenguaje) para expresar sus emociones pudiesen ser los detonantes que llevan al cuerpo a manifestar síntomas físicos como respuesta a la necesidad de liberación del conflicto interno.



Pudiésemos agrupar las causas de las enfermedades psicosomáticas infantiles en tres grandes grupos:



1.- Niños que experimentan grandes sensaciones de abandono y que han resuelto en el síntoma físico un modo suplementario para ganar la atención y afecto que necesitan.



2.- Niños a los que se les niega la posibilidad de cometer errores y por ende se han convertido en perfeccionistas, con altas expectativas, demandas de autosuficiencia y baja tolerancia al error. En este caso, los niños niegan la existencia del conflicto de manera verbal pero de la tensión emocional subyace el quiebre físico que revela el malestar.



3.- Niños que han vivido acontecimientos traumáticos y cuya elaboración u oportunidad de resolución no ha sido trabajada, lo que como resultado dispara el síntoma físico para dar respuesta a la liberación de la tensión emocional.

Algunos padecimientos psicosomáticos surgen en edades específicas y se traducen en la entrada en síntoma físico del órgano más débil.

Entre los cuadros sintomáticos y de enfermedad más comunes resaltan:



  • Aparato respiratorio: Asma, hiperventilación
  • 

Aparato Digestivo: Colitis o colón irritable, ulceras, gastritis, estreñimiento.


  • Piel: Eccema, acné, dermatitis, alopecia.


  • Dolores crónicos: cefalea, migraña, otitis, anginas de repetición, dolores abdominales.
  • 

De alteración de las rutinas y hábitos: Insomnio, enuresis, diuresis.

  • Cabe señalar que durante la valoración médica se deben descartar primero los síntomas físicos antes de asociar estos padecimientos a los problemas de orden psicosomático.

Con este principio en mente, es vital que como padres no descartemos la importancia de ningún síntoma en nuestros hijos y respetemos el proceso del cuerpo para referirnos los conflictos emocionales que se pudiesen presentar, permitiéndonos acompañarnos de un profesional de la salud en caso de ser necesario. Necesitamos ser garantes de que las circunstancias a nivel emocional no predispongan en el niño la desconexión de este con su mundo físico, procurando salud emocional y psicológica.

Si nota que su hijo está viviendo algún cuadro de enfermedad psicosomática en mipsicomama tenemos un servicio de consulta Online para acompañarlo terapéuticamente en el manejo del proceso, comuníquese con nosotros a través de info@mipsicomama.com